Season’s greetings

Feliz Navidad 2018

Anuncios

Recursos sintácticos de los cuentos

narrative-794978_1920

Y ahora perdona, lector, si empiezo la historia de otra manera.

«El señor Rysanek y el señor Schlegl», Cuentos de la Malá Strana

JAN NERUDA

 

El Diccionario de la lengua española define la palabra cuento como ‘narración breve de ficción’.

Este tipo de narraciones pueden ir dirigidas a un público adulto, en cuyo caso encontraremos recursos literarios habituales en relatos más largos.

Los cuentos se suelen asociar también a historias procedentes de la tradición oral, sobre todo las que están destinadas a los niños. También se llaman así los relatos contemporáneos escritos específicamente para el público infantil. Algunos de estos cuentos tienen como objetivo el aprendizaje de la lengua, hacer volar la imaginación, desarrollar la sensibilidad o ayudar a comprender ciertas cuestiones de la vida. En este caso, los recursos estilísticos (léxicos, sintácticos, etc.) suelen adaptarse a un público con un menor dominio de la lengua, pero no por ello menos exigente.

Algunos de los recursos que podemos encontrar en cuentos destinados a los niños son, por ejemplo:

  • El uso de la conjunción copulativa y a principio de una oración, sin enlazar con ninguna palabra o frase anterior. Además de dar énfasis y expresividad, produce una sensación de continuidad en la narración:

—El mundo no me interesa.

Y con estas palabras, el caracol se metió dentro de su casa y la selló.

  • El uso de la conjunción adversativa pero al principio de una oración, con el mismo propósito que en el caso anterior:

—¿Pero no deberíamos todos dar a los demás lo mejor de nosotros, no deberíamos ofrecerles cuanto pudiéramos?

  • El uso de la conjunción que detrás de adverbios de afirmación como , naturalmente, seguro, claroetc. Esto da énfasis a la expresión; se usa como mero refuerzo:

La tortuga sí que podía llegar a la meta, aunque no fuera tan rápida.

  • El uso de mayúsculas estilísticas. Se trata de escribir con mayúscula aquellas palabras que no deben llevarla según la norma (al comienzo de texto, después de punto y seguido o punto y aparte, etc.). Esto sucede cuando el autor decide destacarlas por razones de estilo:

Él tenía el Corazón Grande.

  • El uso de la conjunción causal porque al inicio de oración. Este es un recurso que se utiliza en función del sentido y la estructura gramatical que se quiere dar a los enunciados:

Aquel día no fui al colegio. Porque se me había ocurrido una idea mucho mejor.

  • El uso de diálogos cortos y claros:

—¿Qué quieres? —preguntó el herrador.

—Herraduras de oro —respondió el escarabajo.

—¡No estás bien de la cabeza! —replicó el otro.

  • El uso de onomatopeyas. Las onomatopeyas son palabras que se forman por imitación de un sonido: pío, pío, pío; quiquiriquí; ¡chof!; ja, ja, ja. Con ellas se experimenta la sonoridad del lenguaje:

Las gachas estaban malísimas, ¡puaj!

Entonces oyó cómo su hermano se caía de la silla, ¡pumba!