Little things

steinbeck writing

On the third finger of my right hand I have a great callus just from using a pencil for so many hours every day. It has become a big lump by now and it doesn’t ever go away. Sometimes it is very rough and other times, as today, it is as shiny as glass. It is peculiar how touchy one can become about little things. Pencils must be round. A hexagonal pencil cuts my fingers after a long day. You see I hold a pencil for about six hours every day. This may seem strange but it is true. I am really a conditioned animal with a conditioned hand.

John Steinbeck (American writer, Nobel Prize in Literature 1962)

Pequeños detalles

«En el dedo corazón de la mano derecha tengo un gran callo debido a usar el lápiz muchas horas al día. En este momento se ha convertido en un bulto grande y no hay manera de que desaparezca. Unas veces está muy áspero, y otras, como hoy, brilla como el cristal. Es extraño cómo pueden afectarle a uno los pequeños detalles. Los lápices tienen que ser redondos. Un lápiz hexagonal me hace cortes en los dedos después de una larga jornada. Piensen que escribo a lápiz unas seis horas al día. Esto puede parecer raro, pero es cierto. La verdad es que soy un ser condicionado con una mano condicionada».*

John Steinbeck (escritor americano, Premio Nobel de Literatura 1962)

*Traducción: María Luisa Abalo

Procrastinar

procrastinación

(elpais.com, 17-agosto-2014)

La grafía correcta del verbo señalado en este fragmento de artículo es procrastinar.

procrastinar.

(Del lat. procrastinare).

1. tr. Diferir, aplazar.

Pienso que suele aparecer mal escrito porque es difícil de pronunciar (igual que ocurre con proprio en la locución latina motu proprio). Es mucho más fácil decir «procastinar» y, por tanto, escribirlo del mismo modo.

Su origen se encuentra en el verbo latino procrastinareque está formado por el prefijo pro- (hacia) y el adverbio cras (mañana).

Hoy en día, en lugar de ‘cras’ usamos  ‘mañana’, que proviene de una forma del latín vulgar: [hora] *maneāna > [a hora] temprana. La forma latina (que, hasta donde yo sé, es de origen incierto) también aparece en el Diccionario de la lengua española, aunque ya se encuentra en desuso:

cras.

(Del lat. cras).

1. adv. t. desus. mañana.

Podemos encontrarla en algunos textos antiguos como, por ejemplo, El libro de buen amor del Arcipreste de Hita.

El verbo procrastinar se incorporó al DRAE en 1992, aunque hay fuentes que marcan su aparición en 1989, en el Diccionario manual e ilustrado de la lengua española. Probablemente llegó a nosotros a través del inglés procrastinate, que se utiliza con bastante frecuencia en esa lengua y cuyo primer uso se registra en el año 1638 (Oxford English Dictionary). Esta, a su vez, la recogió del francés procrastine en 1540.

[Hago un inciso para recordar la gran influencia del latín y del francés en la lengua inglesa, debido a razones históricas].

Así que ya sabes: si eres como Felipe, el amigo de Mafalda, y postergas los asuntos en lugar de resolverlos en el momento, eso se llama procrastinar.

Mafalda/procrastinar

 

 Viñeta de Quino

Las ideas que no quedan atrapadas en los libros


a donde van las ideas de los libros

Viñeta de Liniers