¿A qué llaman vivir?

Pero ¿a qué llaman vivir? Para mí vivir es no tener prisa, contemplar las cosas, prestar oído a las cuitas ajenas, sentir curiosidad y compasión, no decir mentiras, compartir con los vivos un vaso de vino o un trozo de pan, acordarse con orgullo de la lección de los muertos, no permitir que nos humillen o nos engañen, no contestar que sí ni que no sin haber contado antes hasta cien como hacía el pato Donald… Vivir es saber estar solo para aprender a estar en compañía, y vivir es explicarse y llorar… y vivir es reírse…

Miss Lunatic

Carmen Martín Gaite, Caperucita en Mahattan

Anuncios

Serendipia

Forges serendipia

Viñeta de Forges

La Real Academia Española ya ha cerrado la 23.ª edición del Diccionario de la lengua española. Después de realizar el proceso de revisión y corrección de pruebas, el DRAE se imprimirá después del verano y se publicará en octubre.

Una de las palabras que se incluyen en esta nueva edición es serendipia, adaptación de la inglesa serendipity, a la hace algún tiempo le dediqué un artículo y que hasta ahora no tenía traducción al castellano.

También se añaden otras que usamos a menudo: pilates, bótox, hipervínculo, naturópata, mileurista, tuit, tuitear, red social, audioguía… Algunas se han adaptado a la grafía española o se han formado mediante los elementos compositivos propios del español.

Muchas de estas voces todavía no se pueden consultar en la versión en línea del DRAE, pero ya se admiten como correctas en todo el ámbito hispanoamericano.

La Academia solo incorpora al diccionario palabras que estén consolidadas con su uso (que no sean pasajeras) y que existan en la lengua escrita. Cualquiera que lo desee puede sugerir su propuesta mediante este formulario interactivo.

La vida es como una compleja partitura

—Los pájaros están enseñando a trinar a sus crías —le había dicho Eri. Y sonrió—. Hasta que vine aquí, no supe que los pájaros tienen que aprender a trinar.

«La vida es como una compleja partitura», pensó Tsukuru. «Está llena de semicorcheas, fusas, signos raros, anotaciones indescifrables. Leerla correctamente es una tarea ardua y, aunque uno lo consiga, no siempre la interpreta de la manera correcta ni la valora en su justa medida».

Haruki Murakami, Los años de peregrinación del chico sin color