Coma entre sujeto y verbo

Screen Shot 2014-01-31 at 12.14.46

Screen Shot 2014-01-31 at 12.10.24

(elpais.com, 31-enero-2014)

Como regla general, no es correcto escribir una coma entre el sujeto y el verbo de una oración. Hay algunas excepciones (como en todas las reglas), pero son pocas.

La coma es un signo ortográfico que a veces se utiliza para aislar o delimitar determinadas unidades lingüísticas dentro de una oración. Sin embargo, algunas de esas unidades, como el sujeto y el verbo, no se pueden separar.

Aunque en ciertas ocasiones realicemos una pequeña pausa entre el sujeto y el verbo cuando hablamos o leemos en voz alta, eso no debe reflejarse en la escritura.

Esta coma es tan incorrecta que algunos incluso la llaman «coma asesina» o «coma criminal».

Anuncios

Books are everywhere

Books are everywhere; and always the same sense of adventure fills us. Second-hand books are wild books, homeless books; they have come together in vast flocks of variegated feather, and have a charm which the domesticated volumes of the library lack.
Besides, in this random miscellaneous company we may rub against some complete stranger who will, with luck, turn into the best friend we have in the world.

Virginia Woolf, Street Haunting

Cornerstone-bookshop-1024x685

   

 (Image: Cornerstone Books)

La escritura de los apodos

Los que me conocen saben que soy poco amiga de las mayúsculas. En los casos como el que me he encontrado hoy en la prensa digital me hacen hasta daño a la vista; no solo por las connotaciones negativas del apodo recibido por el tal Luis, sino también por tener que ver en mayúscula (incorrecta) hasta el artículo. Screen Shot 2014-01-23 at 10.02.42

(elpais.com 23-enero-2014)

Según la Ortografía de la lengua española de 2010 «los apodos y alias son denominaciones de carácter descriptivo basadas en algún rasgo o condición de la persona a la que nombran, que se utilizan acompañando a su nombre propio o en sustitución de este. Se escriben siempre con mayúscula inicial y habitualmente precedidos de artículo: Lola Flores, la Faraona; Sandro, el Gitano; José Nemesio, alias el Chino; Roberto Gómez Bolaños, alias Chespirito; la Dama de Hierro; el Tempranillo; la Pasionaria. El artículo que los antecede debe escribirse con minúscula por no formar parte de la denominación, lo que queda de manifiesto en los usos vocativos de estos nombres: ¡Qué arte tienes, Faraona!». Los apodos solo se marcan (con comillas o cursiva) si van entre el nombre de pila y el apellido; como en estos ejemplos también de la Ortografía: Juan Huracán González Ernesto «Che» Guevara. Además, debería ir precedido de una coma: «Entre el nombre propio y el alias o apodo va siempre una coma, salvo que este último esté escrito entre paréntesis» (Manual de estilo de la lengua española 3.ª edición. José Martínez de Sousa). Por tanto, la escritura del apodo del susodicho Luis debería ser: Luis, el Cabrón.

El plural de sexi

ScreenShot El Mundo

Foto de la noticia: cortesía de Javier S.

La palabra sexi es la adaptación gráfica al español del anglicismo sexy (provocativo, sensual, seductor).

Su plural se forma como el de cualquier palabra española con esa terminación, añadiendo una -s: sexis. 

No son correctas las formas *sexys ni *sexies.

e) Voces extranjeras terminadas en -y precedida de consonante. Deben adaptarse gráficamente al español sustituyendo la -y por -i: dandi (del ingl. dandy); panti (del ingl. panty); ferri (del ingl. ferry). Su plural se forma, como el de las palabras españolas con esta terminación (→ a), añadiendo una -s: dandis, pantis, ferris. No son admisibles, por tanto, los plurales que conservan la -y del singular etimológico: dandys, pantys, ferrys.

(Diccionario panhispánico de dudas. RAE)

Historias que flotan

todas las historias flotan

Viñeta de Liniers