La redundancia

La redundancia es la repetición o uso excesivo de una palabra o concepto (DRAE). No siempre resulta censurable. De hecho, algunas veces es necesaria para añadir más expresividad a la idea que se quiere transmitir (como, por ejemplo, en la expresión «cállate la boca»). Cuando se utiliza de esta manera, se denomina pleonasmo (figura retórica que consiste precisamente en añadir elementos innecesarios para comprender el significado de lo que se dice o escribe, pero que le añaden fuerza y expresividad). Otro ejemplo sería «lo vi con mis propios ojos».

El fragmento que he extraído de la edición digital del periódico ABC, sin embargo, es un caso de redundancia que hay que evitar:

Melómano musical

(abc.es, 16-octubre-2013)

La expresión melómano musical es redundante porque el adjetivo melómano solo tiene una acepción musical, como se puede leer en la definición que da el Diccionario de la lengua española:

melómano, na.

(Del gr. μέλος, canto con acompañamiento de música, y -mano).

1. adj. Apasionado por la música. U. t. c. s.

2. adj. Perteneciente o relativo a la melomanía.

Se trata de una repetición del mismo concepto de manera innecesaria. Por lo tanto, en esta noticia lo adecuado habría sido escribir: «Y es que el autor de After Dark es un melómano que incluso se permite la licencia de incluir, en el desarrollo de la novela, guiños y sus propias críticas a las mejores (y peores) versiones de Le mal du pays»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s