Los puntos suspensivos

Hoy he decidido escribir sobre los puntos, suspensivos para más señas, porque es un signo que me gusta mucho y a los demás también. No hay más que ver la interminable hilera de ellos que aparecen cuando recibes un mensaje con alguna frase cuyo autor ha querido dejar en suspenso (de ahí lo de «suspensivos»). Sí señor, es curioso el poder de reproducción que tienen estos puntos. Alguna vez he llegado a contar hasta diez (o más).

Érase una vez, hace mucho, mucho tiempo, que este práctico y, como digo, frecuentemente usado signo de puntuación estaba formado por un número indefinido de puntos (ver la nueva Ortografía de la lengua española de diciembre del 2010) que, incluso, podían ser simples (……….) o dobles (:::::::::::); supongo que porque en aquel entonces se usaba para indicar algunas partes que resultaban difíciles o imposibles de leer cuando se transcribía un texto. Tal vez porque a veces eran algo largas, el hecho de poner muchos puntos era útil.

Pero, en la actualidad, la manera de escribir este signo es con tres puntos sucesivos (ni uno más, ni uno menos), sin ningún espacio entre ellos, situados a la altura del punto ortográfico (.) y se escriben siempre pegados a la palabra o signo que los precede, separados por un espacio de la palabra o signo que los sigue (excepto si es otro signo de puntuación).

Si la frase termina con los puntos suspensivos, no se añade punto final.

Tras el punto de una abreviatura es posible poner los puntos suspensivos, así que el resultado son cuatro puntos: «Señala los art., adj., adv., prep….».

Los puntos suspensivos y la palabra etcétera (o su abreviatura: etc.son incompatibles (por redundancia). Es decir, o escribimos: «Me gustan las naranjas, las fresas, las uvas, las ciruelas…» o: «Me gustan las naranjas, las fresas, las uvas, las ciruelas, etc.», pero NO: «Me gustan las naranjas, las fresas, las uvas, las ciruelas, etc….»

Después de los puntos suspensivos pueden ponerse otros signos como la coma, el punto y coma o los dos puntos, sin dejar ningún espacio entre ellos.

Podemos encontrarlos antes de la raya, el paréntesis o las comillas, sin dejar ningún espacio.

Pueden coincidir también con el signo de interrogación y el de exclamación.

La colocación normal de los puntos suspensivos es al final de una letra, una palabra o una frase. Sin embargo, en textos literarios y publicitarios es posible encontrarlos delante de una palabra o de un enunciado (como recurso expresivo).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s