El participio verbal

Los verbos y su conjugación son uno de los aspectos que más dificultad presentan en el aprendizaje de la lengua española y también en su uso. Existen muchas dudas con respecto a los tiempos, cómo y cuando se usan, incluso sobre cómo se escriben.

Esta vez nos centraremos en una de las formas no personales del verbo, el participio, para aclarar una cuestión que observo desde hace tiempo.

El participio verbal no varía de género ni de número cuando forma parte de los tiempos compuestos formados por los verbos auxiliares haber y ser (he cantado, seré escuchado), o de una perífrasis verbal (te tengo dicho).

Cuando acompaña a un sustantivo su función es ser adjetivo; por tanto, concuerda con dicho sustantivo en género y número ( «el menú de hoy incluye judías cocidas»).

Hay una serie de verbos que poseen un participio irregular, esto es, que no termina en -ado (1ª conjugación) ni en -ido (2ª y 3ª). Como, por ejemplo: abrir (abierto), poner (puesto), pudrir (podrido)… Pero también hay algunos verbos que tienen dos participios: uno regular y otro irregular, como, por ejemplo: incluir (incluido – incluso), insertar (insertado – inserto), manifestar (manifestado – manifiesto), etc. Normalmente el participio irregular se emplea como adjetivo, y el participio regular se emplea con un uso estrictamente verbal para formar parte de los tiempos compuestos; pero hay excepciones.

Una de ellas es el verbo al que me quería referir especialmente en esta entrada: imprimir. Creo que el contacto más estrecho que mantenemos desde hace unos años con el español que se habla en América hace que utilicemos la lengua con las tendencias que son predominantes en aquellos países, hasta el punto de que algunas personas consideran que algunos usos son incorrectos. Tal vez esa es la razón por la últimamente observo que la gente evita expresiones como  «he imprimido tu trabajo hace un rato», y utiliza invariablemente la locución  «he impreso tu trabajo hace un rato».

Sin embargo, el verbo imprimir tiene dos participios: uno regular (imprimido), y otro irregular (impreso), y en su caso ambas formas son correctas para formar el tiempo compuesto y la pasiva perifrástica. Sin embargo, como en el resto de los verbos, con la función de adjetivo se usa únicamente el participio irregular impreso: texto impreso, carta impresa.

Anuncios

Inverted commas

As I have already written about inverted commas in Spanish language, I think it is a good idea to know how they are used in English writing.

They are called quotation marks or quotes in American English, and inverted commas in British English.  British writers use both single (‘  ‘) and double (”  “) inverted commas, but American writers tend to use double inverted commas (”  “).

The ones used to begin a quote are called opening inverted commas, and the ones used to end a quote are called closing inverted commas.

You put them at the beginning and end of direct speech:

     “No problem”, I said.

Note that you start the direct speech with a capital letter.

In American English the punctuation is put in front of the closing inverted comma, not after it:

     I couldn’t believe it when she called them “sad and lonely people.”

You do not give the first word of the continuation a capital letter, unless it would have one anyway. If you are giving more than one paragraph of direct speech, you put inverted commas at the beginning of each paragraph but not at the end of any paragraph except the last one.

The hierarchy of the inverted commas in English depends on the ones you use first: if you are quoting someone who is also quoting, you need to use a second set of them for the second quote; usually the inverted commas you haven’t use for the first quote, for instance:

‘What do you mean,’ she said, ‘by a “family trouble”?’

The same way as in Spanish, inverted commas are put round a word or expression which can be inappropriate:

     Her dress was ruined when a “friend” jokingly poured a bottle of wine over it.