Lewis Carrol

alice in wonderland

Viñeta de Liniers

Anuncios

Coma incorrecta entre sujeto y predicado

(elpais.com, 4-septiembre-2018)

«Si el sujeto es largo, suele hacerse oralmente una pausa y una inflexión tonal antes del comienzo del predicado, pero esta frontera fónica no debe marcarse gráficamente mediante coma». (Ortografía de la lengua española, 2010).

La lengua oral y la lengua escrita son dos códigos distintos con sus propias cualidades.

Nimiedad

nimiedad copy(elpais.com, 28-enero-2018)

La palabra nimiedad proviene del sustantivo del latín tardío nimiĕtas, -ātis, derivado del adjetivo latino nimius  ‘excesivo’, ‘abundante’.

Este significado etimológico permanece en español, como podemos leer en el Diccionario de la lengua española (23.ª edición, Real Academia Española, 2014):

nimiedad

2. f. Exceso, demasía.

nimio, mia

2. adj. Dicho generalmente de algo no material: Excesivo, exagerado.

También lo encontramos en el Diccionario de uso del español de María Moliner (4.ª edición, Gredos, 2016):

nimiedad

1. f. Cualidad de nimio.

nimio, -a

1. adj. Excesivo.

Quizá debido a su semejanza con mínimo (‘muy pequeño’), los hablantes interpretaron mal la palabra nimio y terminó usándose con el significado contrario.

Ya encontramos una advertencia en el Diccionario de Autoridades (Real Academia Española, 1726-1739):

Diccionario de Autoridades – Tomo IV (1734)

NIMIEDAD. En el estilo familiar se usa por poquedad o cortedad: y se debe corregir, pues significa esta voz totalmente lo contrario.

Sin embargo, esta acepción contraria triunfó con el uso que le dieron los hablantes (igual que sucedió con otras voces, como álgido o lívido), y, ahora, nimiedad y nimio, -a tienen dos significados opuestos. La Academia coloca en primer lugar el no etimológico, ya que es el más común.

nimiedad

1. f. Pequeñez, insignificancia.

2. f. Exceso, demasía.

nimio, -a

1. adj. Dicho generalmente de algo no material: Insignificante, sin importancia.

2. adj. Dicho generalmente de algo no material: Excesivo, exagerado.

(Diccionario de la lengua española, 23.ª edición, Real Academia Española, 2014).

Ambos términos tienen también una tercera acepción: ‘prolijidad, minuciosidad’ (nimiedad), y ‘prolijo’, ‘minucioso’, ‘escrupuloso’ (nimio, -a).

En lengua inglesa, nimiety (nimiedad) y nimious (nimio, -a) provienen de los mismos vocablos latinos, pero solo tienen el significado etimológico (‘exceso’ y ‘excesivo’). Aunque forman parte del vocabulario inglés desde hace más de 450 años, los anglohablantes apenas utilizan estos términos.

Estructura del párrafo

old-letters-436503_1920

Del mismo modo que un texto se organiza en párrafos, el párrafo también tiene su propia estructura interna, que puede ser similar a la de un ensayo, pero adaptada a su tamaño:

Suele empezar con una introducción a la idea principal del párrafo, continuar con una parte en la que se desarrolla y explica la argumentación de esa idea (mediante ejemplos, comentarios, evidencias, comparación con ideas opuestas, etc.) y finalizar con una conclusión obtenida de lo anterior. Esta consideración es general, ya que en los textos literarios existe más libertad y depende del estilo de cada autor.

Para que un párrafo esté correctamente estructurado debe tener unidad significativa, es decir, referirse a una sola idea. Si queremos escribir sobre una distinta, debemos cambiar de párrafo. Lo que decidiremos poner en cada uno dependerá de nuestro proceso de «lluvia de ideas». Con ellas iremos componiendo el texto hasta obtener un buen razonamiento.

También debe tener coherencia. Para lograrla, es interesante utilizar sinónimos y pronombres —con lo que evitaremos repeticiones— y conectores discursivos, que facilitan la comprensión de la lectura. Evitar demasiados incisos, las expresiones innecesarias y las oraciones negativas también ayuda a entender bien lo que queremos decir. Además, las frases escritas con el orden lógico en español (sujeto + verbo + complementos) son más sencillas de leer, así como las que están bien puntuadas y no producen ambigüedad.

La idea principal del párrafo no tiene por qué aparecer en un lugar fijo dentro de él. Puede aparecer al principio (párrafo deductivo) o al final (párrafo inductivo).

Desde el punto de vista ortográfico, el párrafo siempre empieza con mayúscula. El punto y aparte indica el inicio de otro párrafo, aunque a veces se hace un punto y aparte dentro del mismo párrafo cuando su contenido se divide en varias secciones. Estas se llaman apartados y subapartados. Los apartados y subapartados se suelen numerar o  marcar con algún elemento gráfico (signos o topos).

La composición tipográfica del párrafo puede ser de varias clases, según el texto donde se vaya a utilizar:

  • Párrafo ordinario (comienza con una sangría, tiene todas las líneas llenas y termina con una más corta). Este es el tradicional.
  • Párrafo que comienza con letra capitular. Carece de sangría de primera línea.
  • Párrafo moderno o alemán (todas las líneas llenas, la última línea es corta).
  • Párrafo francés (comienza con una línea llena, y las siguientes llevan sangría).
  • Párrafo en bandera (en él las líneas se justifican por la derecha, por la izquierda o por los dos lados).
  • Párrafo español (la última línea es corta y centrada).
  • También se puede dejar un espacio en blanco después del punto y aparte, y entonces no es necesario usar sangrías.

«En relación a», locución incorrecta

en relación a.subrayado

(abc.es; 3 de marzo de 2018)

El sustantivo relación implica que algo tenga una conexión con otra cosa. La locución preposicional *en relación a es incorrecta, porque es una mezcla de en relación con y con relación a (‘a propósito de’, ‘en comparación con’), que son las dos locuciones válidas.

Estridular

cicada-animal-insect-summer.jpg

Estridular

Producir estridor, rechinar, chirriar.

Los grillos y las cigarras estridulan, aunque todos decimos que cantan.

Diccionario de la lengua española – Entrada: estridular |

«En base a», locución incorrecta

(elpais.com, 18-enero-2018)

A pesar de su amplio uso, la locución prepositiva *en base a es incorrecta, porque en ella ninguna de las dos preposiciones tiene sentido.

Si tomamos la palabra base para indicar que queremos apoyar nuestro discurso (es decir, basarnos), la preposición correcta en español es en: no podemos apoyarnos «a» algo ni basarnos «a» algo, sino en o sobre algo.

En el ejemplo de la imagen, lo más adecuado habría sido:

Ambas, según el testimonio de Antoine, […]

Ambas, teniendo en cuenta el testimonio de Antoine, […]

Aunque es posible sustituir esta expresión por otras muchas, dependiendo del contexto: sobre la base de, basándose en, teniendo en cuenta, a la vista de, en función de, etc.